10 pautas para una buena comunicación en Internet

Todo lo que decimos en redes sociales nos influye y construye una imagen de nuestra persona. Tus perfiles en internet son una extensión de tu curriculum vitae y la forma en que te comunicas o tratas a otras personas pueden influir de manera considerable en una mejor calidad de vida.
Al igual que existen pautas para las buenas relaciones en la vida real, las relaciones virtuales también deben ser vistas con mucha importancia, tal vez por esto nació el Manifiesto de la comunicación no hostil.

La iniciativa del manifiesto nace del simposio Parole O_Stili, celebrado los días 17 y 18 de febrero de 2017 en Trieste (Italia); y radica en un decálogo de pautas indispensables para una buena comunicación.

El Manifiesto de la comunicación no hostil

Virtual es real

Digo y escribo en la red solo las cosas que tengo la valentía de decir en persona.

Se es lo que se comunica

Las palabras que elijo relatan la persona que soy: me representan.

Las palabras dan forma al pensamiento

Me tomo todo el tiempo necesario para expresar lo mejor posible mi pensamiento.

Antes de hablar hace falta escuchar

Nadie tiene siempre razón, tampoco yo. Escucho con honradez y apertura.

Las palabras son un puente

Elijo las palabras para comprender, hacerme entender, acercarme a los demás.

Las palabras tienen consecuencias

Sé que cada una de mis palabras puede tener consecuencias, grandes o pequeñas.

Compartir es una responsabilidad

Comparto textos e imágenes solo después de haberlos leído, valorado, comprendido.

Las ideas se pueden discutir. Las personas se deben respetar

No convierto a quien sostiene ideas que no comparto en un enemigo al que hay que eliminar.

Los insultos no son argumentos

No acepto insultos ni agresividad, ni tan siquiera a favor de mi tesis.

También el silencio comunica

Cuando la mejor elección es callar, callo.

Compartir:

Tips para no ser un hijo de puta

Esta publicación no tiene la intención de ofender a las putas. El término «hijo de puta» lo usamos por el contexto en el que representa a un pelotudo o un idiota.

 

1. Nunca digas tu primer pensamiento

«Yo siempre digo lo que pienso», se suele escuchar con frecuencia, y normalmente muchas personas lo dicen con cierto orgullo.

No hay nada virtuoso en decir lo primero que piensas, todo lo contrario. Por un lado tu primer pensamiento siempre es el impulsivo, no el racional, y podés perjudicar o salir perjudicado por no analizar lo que decís, y por otro lado por una cuestión de estrategia te conviene guardar tus pensamientos. En la película El padrino, Don Vito Corleone reprochó a su hijo Sony por enfurecerse y amenazarle a un contrincante, y remató con esta frase:

Nunca dejes que alguien que no sea de la familia sepa lo que estás pensando.

Compartir: